El escultor

Biografía de Antonio Ballester Vilaseca, escultor de la imagen de la oración de Jesús en el huerto

Antonio Ballester Vilaseca

Antonio Ballester Vilaseca nació en la ciudad de Valencia el 18 de Agosto de 1910. Fue el tercero de seis hermanos y desde su infancia se encuentra envuelto en un ambiente artístico dado que su padre, Antonio Ballester Aparicio, era un reconocido imaginero que tenía su propio taller ubicado en la esquina de la calle del Salvador con la del Conde Trénor.

Desde muy joven se manifestó su vocación artística, lo que motivó que desde su niñez compaginara los estudios con la asistencia a los talleres de pintores y escultores amigos de su padre (Cuñat, Dolç, Castellanos, Badenes, Zapater…).

A los trece años ingresó en la Escuela Superior de Bellas Artes (1922 a 1927) en la cual su padre era profesor de escultura, obteniendo con su trabajo escultórico de fin de carrera el “Premio Roig”.

Fotografía de una obra de Antonio Ballester

La producción escultórica se inicia en 1927, en la que realizó el busto en bronce de Rojas Clemente, que sería alzado en la valenciana localidad de Titaguas. En 1929 recibe el premio en el concurso de proyectos para el Monumento de los Españoles a la independencia de Uruguay, obra realizada en 1928, en Valencia, y emplazada en 1930 en Paysandú (Uruguay), en dicha obra se mezclan elementos propios del art decó con otros de naturaleza indigenista.

Desde finales de los años veinte hasta el comienzo de la Guerra Civil Española, el joven Ballester iba a recibir la influencia de los estilos y movimientos de la vanguardia europea. Así, realiza un Relieve con figuras (1929) y un Relieve con bodegón (1930), situados ambos dentro de la estética cubista de Lipchipts o Laurens; un Grupo de tres figuras (1930) conectado con el mediterraneísmo y el noucentisme; un grupo de Toritos y montañas (1931) y un Osito y unas jirafas, los dos de 1932, influenciadas por la Escuela de Vallecas al igual que su escultura en Signo en cantos rodados (1929).

Obra escultórica

En 1935 gana la tercera medalla en la Exposición Regional de Valencia y en 1936 modela en barro su Lápida funeraria para Lope de Vega, por la que obtiene el Premio Nacional de Escultura, obra que su autor pensó realizar en mármol, pero se imposibilitó por el inicio de la Guerra Civil.

En 1937 es elegido junto con los más importantes artistas españoles de la época, Pablo Picasso, Julio González, Joan Miró, Alexander Caler entre otros, para representar a España en al Exposición Internacional de París.

Fuenteovejuna 1955-1974

Fuenteovejuna 1955-1974

Con el comienzo de la Guerra Civil vuelca todos sus esfuerzos en defensa de la República. En 1937 se incorporó al frente de Teruel y, adscribiéndose al Estado Mayor, realizó trabajos topográficos en los frentes de batalla. En 1938 pasó a pertenecer a la Sección de Propaganda del Comisariado del Ejército de Levante, colaborando por estas fecha en la revista Comisario y en otras publicaciones como el libro Canciones de Lucha.

Detalle de la escultura

Detalle de la escultura

Tras la finalización de la Guerra es detenido y encarcelado en Monteolivete y posteriormente trasladado a la Cárcel Modelo de Valencia. En dicha prisión crea un taller colectivo conformado por los artistas prisioneros: los escultores Vicente Beltran -había sido director de la Escuela de Bellas Artes-, Rafael Bargues, Alfredo Gomis, Alfredo Torán, Rafael Perez Contel y Francisco Badía Plasencia; los arquitectos Eced y Ricardo Roso; los pintores Carreño, Canet y Sabina; el fotógrafo Vidal Corella… entre otros.

El excarcelamiento de Antonio Ballester se produce en 1940 quedando en libertad vigilada pendiente de juicio. Se iniciando una estampa de imaginería religiosa, favorecida por su sólida formación artística y artesanal en general, y en especial su profundo conocimiento de las técnicas escultóricas propias de la imaginería , lo que le permite llevar a cabo una buena cantidad de espléndidos trabajos a la manera tradicional española, con una clara influencia de dos artistas a los que admira profundamente: Alonso Berruguete y el florentino Lorenzo Guiberti. Entre dichas obras podemos destacar en la ciudad de Alzira: La Oración de Jesús en el Huerto, El Santo Sepulcro, la Inmaculada (Iglesia de Santa Catalina de Alzira), La Virgen del Lluch (Santuario), entre otras.

Detalle de la obra

Detalle de la obra

En 1946 se exilia en Méjico junto con su mujer y sus dos hijos. Allí se va a encontrar con un importante grupo de intelectuales españoles exiliados que mantienen una estrecha relación entre ellos y se reúnen en tertulias en algunos cafés significativos de la ciudad de Méjico.  En este país va a desarrollar un importante trabajo tanto escultórico como de imaginería religiosa, llegando a obtener el Premio Nacional de Escultura en 1958.  Podemos destacar : Torso femenino modernista (1946), Mujer agachada (1948), La pareja humana I (1949), La mediterránea y La Negrita con Cántaro (1950), La Dolorosa (1957), Maternidad mejicana (1958), con la que obtendría el Premio Nacional de Escultura, Bailaoca (1960).

Detalle de la obra

Detalle de la obra

Detalle de la obra

Detalle de la obra

Detalle de la obra

Detalle de la obra

En 1960 Antonio Ballester se traslada a Estados Unidos, realizando en 1961 en Pasadena la obra La Familia encargada por la entidad Home Saving & Loan, en 1962-64 Escenas Bíblicas, retablo escultórico del St. John´s Semminary en Camarillo, California; así mismo realiza numerosos trabajos para el museo de cera Movieland Wax Museum de Buena Park en California.

Detalle de la obra

Detalle de la obra

En 1963 regresa a Valencia, manteniendo sus contactos con el mercado estadounidense. Se reincorpora a la enseñanza prestando docencia en el Instituto San Vicente Ferrer, y continua con su producción escultórica de la cual podemos destacar: Muchacha del Lago (1964), Maternidad (1966), Vicente Blasco Ibañez (1970), La Pareja Humana III (1972), Mujer Andaluza (1976) y el Monumento a la Democracia (1980).

Detalle de la obra

Detalle de la obra

Detalle de la obra

Detalle de la obra

Con esta última obra finalizó su producción artística, con esta obra dedicada al pueblo, y así de forma respetuosa y discreta rúbrica, concluye su vida de escultor; falleció en el 8 de marzo de 2001 a los 91 años de edad en la localidad de Aleia.